Empezando un nuevo ciclo en Primavera

Por: Raquelina Luna

1er Tip: - Limpia tus espacios, elimina lo que no te sirva o no necesites. Ve por la vida más ligero/a de equipaje y deja lugar para que llegue algo diferente. 

2do Tip: - Mantén más contacto con la naturaleza, ve al mar, ve al campo, mira el cielo, camina descalzo/a, respira y vibra diferente.

Continuar leyendo

Sanando lo Femenino, a propósito de Mamá

Mayo 2008

Por: Raquelina Luna Calvo

Una de las definiciones de salud está relacionada con el desarrollo de la capacidad de encontrar equilibrio correcto para cada situación concreta vital. En la tradición oriental el concepto del Tao ayuda a visualizar este equilibrio como el balance entre las polaridades que coexisten en todo:  el  Yin y el Yang, lo frío y lo  caliente, lo seco y lo húmedo, lo claro y lo oscuro, lo femenino y lo masculino, etc.  Se puede observar en el famoso símbolo  que las polaridades se integran y a la vez se contienen la una a la otra, como referencia de si mismas:

Continuar leyendo

Sanando con Gratitud

Esta columna se inició hace justamente un año, comenzando la primavera del año 2006. Para seguir en la onda de fechas  significativas, reiniciamos este año precisamente, aprovechando las energías frescas y renovadoras del impulso primaveral.

Continuar leyendo

Para un 2008 más pleno

Por : Raquelina Luna

Comenzando un nuevo año siempre es propicio revisar aspectos importantes de nuestras vidas.  Vale la pena hacer una detención momentánea antes de continuar el trajinar del día a día, ese movimiento desenfrenado en que a veces se convierte la vida, con exceso de demandas, prisas, necesidades y elecciones individuales.

Continuar leyendo

Medicinas Naturales

Por: Raquelina Luna

La medicina “Natural” es tan antigua como la propia humanidad.  El ser humano en su genuina necesidad de recuperar el equilibrio  ha recurrido siempre a la naturaleza para tratar sus deficiencias.

En la calle se habla confusamente de este tipo de medicina y de quienes la practican. Se habla muchas veces de medicina tradicional haciendo referencia a la medicina alopática o convencional (medicina oficial), sin tomar en cuenta que la medicina natural es incluso más antigua  y el uso de la terminología tradicional alude al tiempo, a lo generacional.  Sólo tenemos que referirnos a los textos antiguos y buscar referencias de Hipócrates, Paracelso, Maimónides, por no mencionar personajes y tradiciones aún más antiguas.

Sin embargo, para evitar confusiones preferimos no usar la palabra tradicional en este artículo para reforzar, además,  nuestra intención esclarecedora.

En occidente, al resurgir la necesidad de volver al origen, de rescatar otras opciones terapéuticas y posicionarlas como “alternativas” (en lugar de) o como “complementos” (además de) se han usado una serie de términos que nos parece interesante aclarar.

La Medicina Complementaria y Alternativa es definida por el el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM por sus siglas en inglés) como «un conjunto diverso de sistemas, prácticas y productos médicos y de atención de la salud que no se considera actualmente parte de la medicina convencional». Una distinción que el NCCAM hace es que la medicina complementaria se usa conjuntamente con la medicina convencional mientras la medicina alternativa se usa en lugar de la medicina convencional. El NCCAM también define la medicina integrativa como la combinación de «terapias médicas formales y terapias de la medicina complementaria y alternativa para las cuales existen datos científicos de alta calidad sobre su seguridad y eficacia».

Es importante enfatizar que la medicina integrativa no es sinónimo de la medicina complementaria y alternativa aunque todos estos términos se usen indistintamente en muchas ocasiones.

Este tipo de medicinas suscita un amplio abanico de reacciones, desde el entusiasmo no crítico hasta el escepticismo no informado.  Se genera mucho debate entre los mismos profesionales de la salud, la población común, con inquietudes sobre la eficacia,  seguridad, disponibilidad y el desarrollo de este tipo de atención sanitaria. Sin embargo, su uso está muy extendido en los países desarrollados, siguiendo un proceso ascendente y crece también en nuestros países en vías de desarrollo, aunque todavía no contamos con datos concretos.   En algunos países europeos y en norteamérica se están tomando tanto en cuenta que se ofrecen como parte de la atención sanitaria intrahospitalaria, que seguros médicos ya están cubriendo algunos servicios  y se van incorporando también a nivel académico en las universidades.

El uso creciente de las medicinas complementarias y alternativas  está estimulado por la preocupación cada vez mayor sobre los efectos adversos de los fármacos químicos, por el cuestionamiento a los enfoques de la medicina alopática y el mayor acceso del público a la información sanitaria.

Edzard Ernst escribió en el Medical Journal of Australia que «cerca de la mitad de la población de los países desarrollados usa medicina complementaria y alternativa» (Ernst 2003). Una encuesta (Barnes et al 2004) publicada por el NCCAM , concluía que en 2002 el 36% de los estadounidenses había usado algún tipo de «terapia alternativa» en los 12 meses anteriores,  término que incluía aromaterapia, homeopatía , tratamientos herbales o fitoterapia, terpias florales, acupuntura, etc.  Otro estudio de Astin et al (1998) sugiere una cifra parecida del 40%. Una encuesta telefónica británica hecha por la BBC entre 1.209 adultos en 1998 mostraba que cerca del 20% de los adultos británicos había usado la medicina alternativa en los 12 meses anteriores (Ernst & White 1999).

Para muchos pacientes crónicos, de enfermedades degenerativas y debilitantes, la medicina no convencional puede ofrecerle medios menos agresivos.  También ofrece una opción que combinada con la medicina convencional, con un criterio profesional adecuado, aumenta los resultados y la satisfacción del paciente.

 Lo que sí hace falta es una revisión en los sistemas de salud nacionales, desarrollar y crear estándares internacionales , pautas técnicas y metodológicas para la integración. Estimular y fomentar el estudio, la investigación seria de estas terapias y los productos.  Dar apoyo a los proyectos de investigación clínica para seguir fomentando su uso basado en evidencias demostrables.

Ojalá y más profesionales de la salud se interesen e informen al respecto y puedan participar de estas combinaciones que lo único que pretenden es ofrecer otra opción sanadora,  sumando en  bienestar y calidad de vida, sin pelear con la medicina convencional.  Ojalá y más profesionales de la medicina no convencional, se preparen seriamente y en profundidad, por respeto a la vida y por qué no, estimular la credibilidad de las medicinas naturales.

 Las medicinas no tienen que estar divorciadas, no hay necesidad de discutir por estatus o por cual es mejor,  cada una tiene su espacio y cumple con un cometido a la hora de abordar la patología. Si hacemos a un lado el protagonismo, siempre será beneficiado el ser enfermo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

….porque es Vital cuidar de ti!

Los Estiramientos

Por: Raquelina Luna

Los estiramientos son el intermedio entre la pasividad, la falta de movimiento, entre  la vida sedentaria y  la vida activa o ejercicio físico en sí mismo.  Son la transición o puente que preparan los músculos, los flexibilizan ayudándoles a hacer el cambio diario de la inactividad a la actividad vigorosa sin un esfuerzo violento.

De manera espontánea muchas veces nos estiramos, vemos también muchos animales, especialmente los gatos como se estiran antes de incorporarse e incluso antes de descansar. Esa acción espontánea, responde a la  inteligencia natural del propio cuerpo  y  lleva a preparar las articulaciones y los músculos para relajarlos y soltarlos.

Es importate que antes y después  de hacer cualquier tipo de ejercicio o deporte estiremos bien todo el cuerpo, especialmente las articulaciones y grupos musculares que serán más usados durante el entrenamiento.  Eso evita que se produzcan traumas por movimientos mal hechos, malas pisadas, movimientos no esperados o de impacto. También evita, que al final de un trabajo corporal intenso, queden músculos excesivamente contraídos, miembros acortados o desbalances óseo-musculares como consecuencia de los movimientos impactantes durante el ejercicio o deporte.

Para cada tipo de ejercicio existen recomendaciones específicas ya estudiadas por los profesionales del deporte y del cuidado corporal.  Podemos encontrar información en libros, revistas deportivas, internet,  videos, etc....Lo importante es que cada quien se preocupe por si está haciendo lo correcto, si se está produciendo más lesión por hacer movimientos con músculos que no han sido preparados adecuadamente y que comience a hacer los cambios sin perder la motivación por el ejercicio.  Al contrario, al incorporar los estiramientos a la rutina o al mejorarlos si ya los hacía, ganará en sensación de  bienestar y condición física y mental.

Todos podemos aprender a estirarnos, independientemente de la edad o flexibilidad que tengamos.  No es preciso tener una excelente condición física ni grandes cualidades altléticas.  Los métodos son suaves, lentos y adaptados a la tensión muscular y la flexibilidad de cada cual. Cuando se hacen correctamente y se practican regularmente mejoran notoriamente las posibilidades físicas.

De todas formas, siempre que se haya padecido de algún problema físico, especialmente si es de músculos y articulaciones,  ha tenido una cirugía reciente o ha tenido una vida sedentaria por mucho tiempo, es importante que antes de iniciar  los estiramientos o cualquier otro ejercicio, consulte a su médico.

Este es un tema muy importante debido al número cada vez creciente de personas que hacen ejercicios.  La mayoría de los que salen a caminar, a correr, montar bicicleta o que van a los gimnasios no estiran y otros, con frecuencia, lo hacen inadecuadamente, incluyo en este grupo a algunos entrenadores.

Un estiramiento adecuado es agradable, no debe ser forzado ni producir dolor  La clave de su éxito está en la regularidad y en la moderación.  El objetivo es reducir la tensión muscular y lograr un movimiento más libre, sin perseguir una flexibilidad extrema que acabe lastimando.  No se trata de romper marcas, de hacer más cada día ni de un campeonato personal para ver hasta donde se llega.  Tampoco consiste en fatigarse.

Cuando se estiran los músculos con regularidad para hacer ejercicios se aprende a disfrutar del movimiento.  A través de las sensaciones sutiles nos hacemos conscientes de nuestros músculos, sentimos y seguimos nuestro ritmo interno, conocemos más nuestro cuerpo y sus necesidades.

Con una técnica adecuada cualquiera puede mejorar su condición física.  Recordemos que no hay prisas, que no estamos en competencia y que todo  cambio que nos propongamos implica un proceso en el que tenemos ir a nuestro propio ritmo, dando tiempo al cuerpo de adaptarse a la tensión de la actividad física, a la nueva demanda para ir ganando poco a poco fuerza y resistencia.

Con prudencia, respeto por nuestro cuerpo, por nuestra mente, por nuestras necesidades y a la vez con decisión y voluntad, día a día podemos lograr mejorar nuestra condición.  Sigamos con ánimo sumando en calidad  a nuestra vida!

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

…porque es Vital cuidar de ti!      

Entrado el Otoño

1ra. Sem. Oct. 2006

Por : Raquelina Luna

A pesar del poco cambio que notamos en el trópico al pasar las estaciones,  el invierno se menciona por el fresquito y la navidad;  la primavera llama la atención por su colorido, el florecimiento de los jardines, los framboyanes en los campos y  nos fijemos o no, nombrar la primavera es fácil, la asociamos rápidamente con bienestar  e incluso  es frecuentemente mencionada en las promociones, en los medios de comunicación, etc.  El verano, calor más intenso, vacaciones, playas....también es protagonista espontáneo en nuestra consideración.

Y bueno, nuestro rescatado de esta vez, el Otoño nos hace interrumpir la serie de artículos anunciados para hablar de recursos terapéuticos dentro de la medicina complementaria e integrativa.  Hacemos honor a la estación de los ocres pues es finalmente, la estación de la cosecha, de la fructificación de todo el crecimiento de la primavera y el verano.

En otras latitudes es la estación en que recogemos los productos de la naturaleza antes del descanso del invierno.  Abundan las frutas, las verduras, los frutos secos, los cereales y se guarda la reserva para el próximo tiempo.

El otoño marca el inicio de un ciclo de vuelta personal hacia dentro, de un tiempo introspectivo,  iniciado el 21 de septiembre, día del equinoccio, en que la luz del día y la oscuridad de la noche se igualan y a partir de entonces la noche se irá haciendo más larga para culminar en el solsticio de invierno.

Los días iniciales del otoño, al igual que la primavera, son ideales para hacer limpieza del cuerpo, desintoxicarlo y aligerarlo.  El estado saludable dependerá de un equilibrio entre las actividades hacia afuera y las actividades  regulares dirigidas hacia adentro.

En la medicina tradicional china de los cinco reinos mutantes o elementos el otoño se relaciona con el metal.  Representa las sales y minerales de la tierra  cuya función es crear estructura y comunicación.  El elemento metal está asociado a muchos aspectos internos y externos: con la dirección oeste;  el color blanco;  el pulmón y el intestino grueso, como órganos ; con la tristeza, melancolía, pena y recuerdo como emociones;  la nariz como órgano  y el olfato como función sensorial;  el sabor picante, especiado; el clima seco... También pertenecen a este elemento, la piel y el vello superflúo que conjuntamente con el pulmón y el intestino grueso tienen importantes funciones de eliminación de desechos y tóxicos.

Los órganos que se vinculan con cada estación son los que debemos fortalecer más durante ese tiempo. Por tanto es un excelente momento para estimular los pulmones, el intestino grueso y la piel, especialmente aquellas personas que tienen historia de enfermedades o debilidad en alguno de ellos.   Los problemas de estos órganos pueden aliviarse eliminando primero los agentes nocivos y luego limpiando el cuerpo. Muchas veces hay que hacer acopio de mucha fuerza de voluntad  y de este modo se producirán cambios en todo el estado físico y mental.

Recomendamos especialmente hacer ejercicios respiratorios, que además de estimular la eliminación ,  proveen de  vitalidad y de energía ayudando simultáneamente a relajar el cuerpo.  Especialmente a los que vivimos en Santiago, recomendamos salir lo más frecuente que podamos a la playa o el campo para poder disfrutar de un mejor aire  en vista de la gran contaminación que tenemos a causa del vertedero de basura.

También sugerimos aumentar la ingesta de agua y líquidos, de alimentos ricos en fibras, de frutas, cereales integrales y vegetales para aumentar el tránsito y evitar la congestión del intestino grueso.  El estreñimiento es una de las condiciones más frecuentes que encontramos en nuestras consultas y gran parte de las personas no son conscientes de ella ni de las terribles consecuencias para el organismo.  Muchas veces, la sensación de pesadez en la cabeza, presión en la nariz y senos nasales, dolores de cabeza, gargantas doloridas, falta de energía y muchos otros síntomas generales son resultado de esta condición.

Este tiempo es excelente para hacer limpiezas del colon con enemas o colemas naturales para las cuales debe consultar primero a su médico.   También para hacer dietas desintoxicantes a base de jugos con las que   podría  incluso evitar desequilibrios que se estén  incubando (por eliminación de excesos o por mejoría de funciones orgánicas).  Una combinación interesante es el jugo de zanahoria, apio, perejil y pepino.  Además, jugos de frutas como piña, sandía, melón, limón, uvas, etc, por supuesto sin azúcar añadida.

No podemos olvidar la piel, la cual también necesita lo suyo. En esta temporada,  exfoliaciones suaves en todo el cuerpo a base de sales,  baños de vapor para eliminar a través del sudor, la  aplicación de arcilla o barro, aceites naturales, duchas alternado los cambios de temperatura, masaje de drenaje linfático y por supuesto la vigilancia de la nutrición sana, redundarán también en el órgano más extenso de nuestro cuerpo que es la piel.

Podríamos seguir hablando de recomendaciones y advertencias favorables para esta estación, sin embargo, lo más importante es sembrar el estimulo para que cada uno y cada una siga investigando e identifique en sí  cual es la necesidad que tiene, qué viejo hábito dejar atrás, cual incorporar.   Recordemos, para terminar, que el Otoño invita a la introspección, a volver nuestra mirada hacia adentro para reconectarnos con nuestra sabiduría  interna y desde allí sanar.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Ejercicios Aeróbicos

Por: Raquelina Luna

Se llama aeróbico al ejercicio que consume una cantidad apreciable y continua de oxígeno para que grandes masas musculares puedan utilizar las grasas como combustible o fuente principal de energía. Esta variedad de ejercicios estimula la actividad del corazón, los pulmones y el sistema circulatorio durante un período de tiempo lo bastante largo para producir cambios benéficos en el cuerpo. Los aróbicos típicos son correr, nadar, montar bicicleta, pedalear, tenis, trotar, bailar, caminar....

Si bien los ejercicios aeróbicos aparecen como una excelente alternativa para bajar de peso y mantenerse en forma, entre sus beneficios mayores  se incluye la mejoría de la actividad cardiovascular, de la circulación coronaria favoreciendo la distribución de los capilares en el músculo cardiaco y la habilidad del corazón para desarrollar nuevos ramales de arterias sanas, que permitan llevar la sangre a lugares donde antes llegaba en forma deficiente. De esta forma, son de gran ayuda para controlar la presión arterial y darle fuerza al corazón,  por lo tanto para prevenir problemas cardíacos.

De igual forma, numerosos estudios demuestran que la actividad aeróbica produce una reducción de los niveles de grasas en la sangre  y un descenso del colesterol y los triglicéridos que se depositan en las paredes de las arterias.

 Se puede crear un programa diario, semanal o quincenal que proporcione regularidad y variedad según sus deseos y necesidades. A algunas personas les gusta realizar un solo tipo de actividad mientras que otras necesitan diversidad, cambios.

Hacer una tanda de ejercicios matutinos, nos prepara para pasar el resto del día con mayora estímulo, vigor y ánimo. También nos produce relajación luego de un día de trabajo duro en la oficina o nuestro lugar de labores.  En definitiva, ya sea antes o después  de trabajar, reduce, alivia el estrés produciendo sensación de bienestar.

Existen muchos programas posibles, sin embargo se recomienda en general dedicar al menos una hora diaria a la propia forma física, al menos 30 minutos de ejercicios vigorosos que promuevan la sudoración, 15 minutos a ejercicios suaves y 15 minutos de estiramientos. Es sumamente importante estirarse bien para soltar los músculos y preparar las articulaciones  antes de iniciar los ejercicios y de esta manera evitar una lesión, también se recomienda el estiramiento al terminar la rutina (ver el artículo anterior).

Esta propuesta es para una persona saludable y activa.  Si hay exceso de peso, tiene alguna enfermedad o simplemente está empezando a hacer ejercicios, debe hacerse más lentamente e irse incrementando poco a poco según la tolerancia y el aumento de la resistencia física, aunque una hora diaria es una buena meta, persistiendo en el programa como parte de  un plan de vida saludable.

Por otro lado el ejercicio es para pasarla bien, para disfrutarlo y debe resultar divertido. Como todo en la vida, los beneficios se dan gracias a la persistencia, constancia y disciplina y la motivación es fundamental para perseverar. Estos beneficios son  más evidentes y contundentes cuando el ejercicio aeróbico se acompaña de una alimentación balanceada y un estilo de vida sano.

Es recomendable someterse a un chequeo médico antes de comenzar un programa de ejercicios fatigosos, sobretodo si se tiene alguna enfermedad o se sobrepasa de los 35 años.

Finalmente, hacer ejercicios es  una oportunidad para estar consigo mismo/a, su cuerpo, sus sentimientos, su mente, respiración y el entorno.  Haga un trato personal  y comience un programa: ¡Sólo puede ganar!

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

….porque es Vital cuidar de ti!

 

 

 

 

 

 

Decisión de Sanar

Por:    Raquelina Luna

La idea general, propuesta por la mayoría de las terapias complementarias y la visión holística del ser humano promueven el llevar un estilo de vida sano para corregir los desequilibrios antes de que los problemas sean graves e incluso para vivir con mayor bienestar y plenitud.  En otras palabras, se trata de crear una cultura de salud.

Al hablar de salud, se hace necesario mencionar la palabra Sanación que desde el punto de vista energético, es diferente a curación ya que implica que el ser humano esté en armonía en sus aspectos físicos, emocionales, mentales y espirituales.

Desde ese punto de vista, cada uno de nosotros  es responsable de su salud,  de lograrla y mantenerla  convenciéndonos previamente de nuestras capacidades internas y motivándonos a través de una actitud proactiva.  Estar sanos/as va más allá de la actitud reactiva de buscar curarnos luego de tener una dolencia y más allá de el no tener síntomas de enfermedad.

 La salud será,  por tanto,  el resultado de los esfuerzos y la constancia  para conservar  el equilibrio, para mantenernos en armonía  a través de las prácticas incorporadas a nuestra vida cotidiana que nos previenen de enfermar y que sobretodo promueven que vivamos en bienestar, en conexión con la vida.

Estas prácticas sugeridas van desde la nutrición física, con una alimentación balanceada y nutritiva, el descanso adecuado, ejercitar el cuerpo, darle los líquidos necesarios, respirar adecuadamente, etc.  Siguiendo en ese orden de ideas, mimar el cuerpo con prácticas que promuevan la relajación y el balance muscular, cuidado de la piel, la hidratación, circulación, desintoxicación, oxigenación y la regeneración celular.

 En el aspecto emocional, mantener vínculos afectivos sanos, con la pareja,  familia, los amigos, la sociedad.  Vigilar nuestros pensamientos y mentalizarnos positivamente en cualquier circunstancia. Revisar nuestra misión de vida, si existe coherencia entre lo que pensamos, sentimos y hacemos.  Conectarnos con el entorno, con la naturaleza y sus riquezas de manera plena.   Mantener el contacto con nuestra esencia más pura, nuestra esencia divina a través de la oración, la meditación o cualquier otra práctica espiritual,  que cada uno/a prefiera. Todo esto nos convertirá en seres más vitales, integrados, felices y  por tanto sanos.

La enfermedad no es  consecuencia de un ataque exterior sino de la incapacidad  para adaptarse con éxito a una situación.  Por ejemplo, distintas personas pueden reaccionar de manera diferente ante un contacto de la misma intensidad con una bacteria:  una se mantendrá en balance, otra sufrirá un ligero trastorno y otra enfermará gravemente. Igualmente se pueden dar respuestas emocionales variadas ante una pérdida, una situación estresante, conflictiva  o  dolorosa.  En algunos, sentir las emociones normales para el caso e irlas superando de manera fluida, buscar soluciones viables o en cambio, estancarse en ellas y generar un estado emoncional enfermo.

Muchas veces no podemos evitar las situaciones a las que nos vemos enfrentados/as y  ellas se convierten en verdaderas amenazas, sin embargo la actitud preventiva, de fortalecimiento y de trabajar previamente sobre nosotros/as mismos/as con la conciencia de generar bienestar ( “bien- estar”) aumenta los mecanismos defensivos,  la resistencia física y emocional y por tanto o evita que enfermemos o nos ayuda a una recuperación más satisfactoria en los casos en que sea inevitable la enfermedad o desequilibrio.

Tomando en cuenta todo lo anterior, nos despedimos con la sugerencia de hacer una revisión de nuestro balance general y de las áreas que debemos fortalecer.  Dejar atrás la visión limitante de buscar ayuda o hacer algo sólo cuando estamos enfermos/as ,  para entrar en la visión de que  podemos optar por una mayor calidad de vida,   por una condición más sana y gratificante.  Está en nuestras manos!

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

...porque es Vital cuidar de ti!

 

Conquistar la Paz es Sanar

Por: Raquelina Luna

En estos momentos nuestra ciudad de Santiago está consternada por las situaciones violentas que atentan crudamente contra la seguridad ciudadana y la joven Vanessa Ramírez, con su muerte nos ha llamado fuertemente la atención al respecto.

Realmente es lamentable que ella haya tenido que morir para conmovernos cuando la inseguridad y la violencia nos azotan crudamente desde hace tiempo y el los últimos, peor.  Diariamente en los barrios de nuestras ciudades hay víctimas de crímenes de todo tipo,  de  puñaladas, balazos, violencia intrafamiliar, asaltos, etc. Frecuentemente en nuestras calles y avenidas se roban carteras, se arrebatan  carros o celulares y en el más afortunado de los casos no se afecta la vida de forma irreversible.   Ya ni siquiera la gente humilde del pueblo que trata de ganarse la vida honradamente como una marchanta, un pollero o un señor en su  colmado, quedan libres de ser asaltados a plena luz del día como recientemente ha ocurrido.

Me asombro de nuestras contradicciones como pueblo.  En general, como dominicanos somos muy agresivos y reactivos. No pasa medio segundo cuando el semáforo se pone en verde y la desesperación hace sonar las bocinas impacientemente; no se respeta el orden, no hay paciencia para esperar y hay que “meterse” a como de lugar y casi atropellar para pasar primero, el insulto está a la orden del día, siempre aparece un bravucón que saca un arma o que se lleva el mundo por delante y ni hablar de las quemas de gomas, las pedradas y protestas violentas por la propia violencia.  Eso contrasta con la pasividad con la que hemos aceptamos los atropellos, los abusos de todo orden, los crímenes, los atentados contra la tranquilidad, la vida.  Nos ha hecho falta la protesta coherente y el reclamo por los derechos de protección ciudadana de todo tipo y la continuidad de estas.

Veo con agrado y apoyo las protestas organizadas y masivas como las recientes que han surgido a raíz de la muerte de Vanessa.  Ojalá y mantengamos la consistencia y se de seguimiento a la búsqueda de soluciones sostenibles y duraderas.  La reevaluación de las medidas de protección son urgentes para poder reforazarlas.

Ante una situación tan cercana, que nos conmueve profundamente y  hace reflexionar  inevitablemente nos ponemos en la posición de la víctima y de sus seres más cercanos.  Se arremolinan las emociones, el dolor, la indignación, la impotencia, la rabia y luego el pánico, cuando pensamos que a cualquiera le puede pasar y que ya no existe lugar seguro.

Esta columna está dedicada a temas de bienestar, sanación,  salud. En este momento no puedo hablar de otro tipo de sanación que no sea la de nuestros corazones.  Nuestros corazones necesitan paz, seguridad, acogida.  Ahora, además de gestionar fuera la seguridad, tenemos la opción de movernos internamente.

Necesitamos  mirar la vida y trabajar para ella.  Al mismo tiempo que buscamos soluciones externas donde necesariamente tenemos que hacer un llamado a las autoridades, sin desviar nuestra atención de abogar por la seguridad personal, hace falta con la misma urgencia irnos hacia adentro.  Para eso no necesitamos a nadie, no dependemos de factores externos sino de nuestra conexión interna, nuestra fuerza sostenida y coherente con el principio creador.

La situación es compleja y no es suficiente con las medidas afuera, hace falta reforzar la seguridad interna hace falta sanar las bases, hace falta revisar y reconectar la familia desarticulada, hace falta fortalecer los afectos, los apoyos, los principios de autoridad, la nutrición emocional que recibimos en el núcleo del hogar y que después nos capacita para nutrir y seguir siendo nutridos fuera de él.  Hace falta fortaleza y soporte a través del fomento de las actividades sanas, de que los jóvenes tengan intereses que los conecten con sus virtudes que son las mayores protecciones contra los vicios, dependencias, las tentaciones, la insatisfacción, el vacío, etc,  principales impulsores de la violencia.  Hace falta seguimiento a las actividades y actitudes extrañas de los jóvenes para detectar tempranamente cualquier desvío.

Me llega una frase que escuché hace mucho y que repito a veces: “es dentro de ti donde hace buen tiempo”. 

El fortalecernos internamente crea ese buen tiempo dentro de nosotros, aumenta nuestra fe, nos crea la plataforma para seguir viviendo sanamente, tomando  precauciones inteligentes, a la vez que dejando de lado la paranoia extrema que termina enfermándonos.  Nos permite recuperar la calma y encontrar consuelo y saber que sí hay un lugar seguro y que todo tiene un sentido.

Claro que hay que tomar medidas drásticas de emergencia, pero no podemos vivir sólo a expensas de la represión y la amenaza de la autoridad para que no suceda el crimen.  Para generar paz duradera y genuina hay que trabajarla desde el corazón y desde la recuperación de aquello que nos une, de los lazos de respeto, hermandad, afecto y por qué no de Amor.

Sueño con que recuperemos nuestra  características de pueblo abierto, seguro, hospitalario.  Que en vez de ver la amenaza en cada esquina y vivir en desconfianza con todo el que se nos acerque “sospechosamente” recuperemos la amabilidad y la generosidad de auxiliar y ayudar a cualquiera en la calle que nos necesite aunque no sepamos quien es.

Nuestras condolencias más sentidas a la familia de Vanessa y a las familias de los y las anónimos/as que también han sufrido pérdidas irreparables.  Gracias a todos por llamarnos la atención y hacernos reflexionar de la necesidad de revisarnos y de nuestra cuota en la  generación de la  paz.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

….porque es Vital cuidar de ti!

Comenzando el Verano

Por: Raquelina Luna

El calor intenso que estamos sientiendo hace un tiempecito empezó a anunciarnos con antelación  la llegada  del verano, mucho antes de su entrada oficial. Acabamos de pasar el  Solsticio de verano, en que tenemos el día más largo del año debido a la posición más septentrional del sol con respecto a la tierra.

Tras el paso del invierno y la primavera que preparan la tierra, la brillante luz del sol del verano permite florecer a la naturaleza. Es la estación de crecimiento y maduración.  Nuestros campos están coloridos y  cargados de frutas hermosas, jugosas y ricas.  Así también nosotros/as maduramos y crecemos.

En la medicina tradicional china el verano se relaciona con el elemento del fuego que proporciona la energía que rige al corazón y al intestino delgado y dos sistemas  que tienen que ver con aspectos más fisiológicos, metabólicos,  fluencia de energía general, de sangre y de calor.

El corazón, esa fantástica bomba muscular, hace mover la sangre que lleva el oxígeno y los elementos nutritivos a todo el organismo. Su función es regulada por un sistema eléctrico que mantiene la uniformidad de las pulsaciones y es muy sensible a las demandas de oxígeno del cerebro y de los músculos.   Su tasa y su ritmo también están influidos por la respiración, por los estados emocionales y mentales.

El Neijing (libro chino muy antiguo) dice: “ El corazón es como el ministro del monarca, que sobresale por su percepción y entendimiento y cumple con sus papeles de -gobernante soberano- de quien emana una influencia directora y una clara percepción”

El intestino delgado, órgano largo, de  gran área de superficie (6-8 mts), digiere los alimentos, selecciona, extree y absorbe sus elementos nutritivos, mandándolos al torrente sanguíneo. Es “como los oficiales a los que se les confían riquezas y crean cambios de la substancia física”  (Neijing)

El fuego, en el mismo sistema oriental, se relaciona, además,  con el color rojo, con las emociones de alegría y tristeza, con la risa, el gozo, el lenguaje, la lengua,  el sabor amargo. 

Para cuidar el corazón durante el verano se requiere de mantener o reducir el peso, comer frugalmente , hacer ejercicios regularmente y descansar adecuadamente.  Es sumamente importante manejar el estrés, evitar en lo más posible las situaciones tensas, así como no abusar del tabaco, el alcohol y la cafeína.

En este tiempo necesitamos una dieta que nos de  frescura  y ligereza manteniendo la potencia y la energía.  No es casual que ahora la naturaleza nos provea de tantas verduras y frutas atractivas, pues deben abundar en nuestra alimentación sobretodo ahora. Debemos comer por tanto, muchas frutas, jugos, ensaladas variadas y multicolores, algunas semillas, frutos secos, cereales integrales, algunos lácteos y pescados. También necesitamos agua y líquidos en abundancia según las demandas individuales.

 Por otro lado es importante tener cuidado con los alimentos fritos, recalentados, químicos, procesados.  También ayuda el no mezclar demasiados alimentos, comer bajo en sal y en grasas. Estimulamos el sistema general evitando dietas altamente productoras de mucosidad como los lácteos,  los azúcares en cualquiera de sus formas, las harinas blancas y las carnes. 

Otro factor importantísimo para el mantenimiento del sistema circulatorio, del corazón y de todo el cuerpo es el ejercicio y prácticas físicas.  Los deportes, la calistenia, las disciplinas corporales, estimulan el flujo sanguíneo, mejoran la oxigenación, la resistencia física, coordinación, la flexibilidad y por tanto el organismo en toda su extensión.

Las funciones del fuego de circulación y calentamiento son importantes para la armonía global del cuerpo.  El fuego es luz, calor y su función consiste en mantener el calor y también dar calidez a los otros.  El elemento fuego produce entusiasmo, vitalidad, energía yang, expansiva, creativa, intuitiva y móvil.  El elemento de la madera (primavera) genera la idea; el fuego(verano)  la acción, motoriza el cambio.

 Recomendamos un te solar/lunar para estimular toda la energía general en este tiempo.  Puede usar flores o hierbas aromáticas como menta, limoncillo, flores de manzanilla, romero, piel de naranja o limón y ponerlas al sol y sereno en una jarra de cristal durante 24 ó 48 horas.  Puede tomar la bebida a temperatura ambiente o refrigerar y tomar fresco.

En esta estación calurosa la naturaleza nos invita a salir, a visitar el campo, a ir a nuestras bellas playas, a disfrutar de deportes al aire libre, caminar, recrearnos, nutrirnos del sol, vacacionar y compartir.

En el verano vemos como crece el jardín y madura a partir de la siembra anterior.  La imagen del jardín la podemos aplicar a cualquier proyecto  que empecemos; si  seguimos poniendo energía en él, como sol, agua,  cuidado, amor, crecerá y todo prosperará. Si fluimos con las estaciones y vivimos el cambio de manera armoniosa estimulamos nuestra salud de manera positiva y mantenemos la circulación armoniosa de nuestras energías vitales.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

…porque es Vital cuidar de ti!

A limpiar y botar para renovar

Marzo 2008

Por Raquelina Luna

Guardo eso por si lo necesito luego,ese pantalón que usé el último día de clases;  ese vestido que pasó de moda, pero por si vuelve a usarse;  estas blusas que no me sirven hace más de 3 años, pero las dejo en el closet para cuando rebaje;  esos papeles de colores que ya están desteñidos de tanto esperar el “por si acaso”. Así nos pasamos la vida acumulando facturas viejas, emociones guardadas, gavetas repletas, armarios sin el menor espacio, anaqueles sobrecargados de tanto guardar, toxinas en nuestro cuerpo, líquido retenidos, inflamaciones o asuntos pendientes.

Muchas veces tenemos el hábito de acumular objetos que ya no necesitamos incluso algunos que están dañados por si algún día lo necesitamos o al menos una pieza.  Entre esos objetos menciono ropa, equipos domésticos, utensilios de cocina, muebles, zapatos, libros. Lo más llamativo es que pasa el tiempo y nunca llega ese en que le demos uso, sin embargo siguen allí, “limpiamos” el estante y los volvemos a colocar.

Así mismo como se guardan objetos, se guardan rencores, miedos, palabras nunca dichas, afectos sin comunicar, tristezas ahogantes, sufrimientos evitables, gracias sin dar, decisiones que no se toman. También se guarda dinero que nunca se gasta pues “quien sabe” cuando se necesitará, por si una emergencia; no se mueve, no se pone a producir y no se intercambia. Paralelamente nuestro organismo se va cargando de toxinas que respiramos, que entran por nuestra piel,  por nuestra boca (lo que ingerimos) y por lo congestionado que a veces están nuestros sistemas de eliminación a nivel físico, se van quedando internamente entorpeciendo el funcionamiento de los tejidos y contribuyendo a generar más dolencias.

Una excelente idea es, periódicamente,  revisar nuestros espacios, donde vivimos, donde trabajamos, donde guardamos, archivamos. También revisar nuestro interior, esas insatisfacciones, esos sentimientos estancados, y añejos que no nos dejan fluir adecuadamente. Y claro, verificar nuestro cuerpo, hacernos una revisión y desintoxicarnos un poco.

Todo eso que acumulamos es justamente lo que nos estanca, lo que nos retiene y lo que se convierte en impedimento. No por el objeto en sí, sino por la actitud nuestra al no permitir el reciclaje. Esa misma energía que nos hace guardar la blusa o el sillón que no necesitamos ni usamos, es la misma que no permite que fluya la emoción y que se resuelva el problema de resentimiento o de carencia económica.

Hay un principio universal que dice “como es adentro es afuera”. Así como sentimos y pensamos, así lo reflejamos afuera. La misma miseria de nuestra mente y de nuestro corazón se traduce en nuestro flujo externo. Cambiar nuestra mentalidad y nuestras actitudes, impulsos, condicionamientos y respuestas ante la vida no se da de la noche a la mañana y requiere primero reconocimiento y luego un plan sostenido de observación y acción para ir modificando nuestro sentido de fluencia y abundancia.

Podemos empezar por prácticas sencillas y simples como sacar, limpiar, regalar  aquello que tiene tanto tiempo guardado que a veces ni nos acordamos que lo tenemos.  Esta práctica externa, además de hacernos espacio vital,  genera sitio para que lleguen cosas nuevas, nos ayuda a conectarnos con esa fuerza y consciencia de lo que fluye. En el universo hay en abundancia para todos y nos corresponde.

Para trabajarlo en el aspecto físico corporal, hacer una dieta de desintoxicación, practicar ayuno, limpiar nuestros intestinos, exfoliar nuestra piel, sudar un poco más, aumentar la ingesta de agua, hacernos masaje de drenaje linfático y  otras prácticas físicas que favorezcan la eliminación según el caso de cada quien.

Escribir nuestros sentimientos, nuestras frustraciones, confiarlas a alguien con quien podamos desahogarlas o finalmente dar el paso de buscar ayuda profesional para esos temas que han estado sin solucionar y que nos drenan e impiden disfrutar de libertad interior y de elegir el cómo queremos vivir.

Mover, poner a circular, eliminar, reciclar cambia nuestra actitud de apego y aferramiento a las cosas que no es más que miedo de no tener, miedo a la escasés y justamente ese miedo  nos conecta con más escasés, con más carencia por que es lo que ponemos a vibrar, es lo que atraemos.  El mensaje que enviamos a nuestro incosciente es de carencia, de desconfianza, de apego a lo viejo, de no merecimiento. Como si lo nuevo y lo mejor no nos correspondiese ( lo que nos tranquiliza y alegra es guardar cosas viejas) y con eso vibramos. El mensaje que enviamos a nuestras células es de pobreza de función, de poca vitalidad, de imposibilidad de cambio y de estancamiento.

Al descargarnos material y emocionalmente abrimos espacios a nuevos objetos, instrumentos, emociones y oportunidades. Atraemos más fácilmente  lo que deseamos, entramos en la energía de la prosperidad y  de la sanación.  Fluimos con la vida que se caracteriza por el movimiento y nos llenamos de vitalidad, nuestras células se revitalizan, recuperamos el brillo de la mirada y la fuerza interior se expresa.

Y luego de todo, qué te recomiendo ahora? Pues que no guardes este artículo como un papel más, compártelo y sobretodo ponte en acción : a limpiar, desempolvar, quitar telas de araña,  por dentro y por fuera para que sigas fluyendo con la vida y en conexión con tu sentido de abundancia y de renovación.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

A Ejercitarnos!

                                                A EJERCITARNOS!

 Por:  Raquelina Luna

Aprovechando la energía veraniega, vamos a iniciar una serie de temas en torno esta actividad tan importante que nos sugiere la estación del movimiento y dedicaremos unos cuantos artículos a hablar sobre el ejercicio físico desde diferentes puntos de vista.

Igual que con la dieta balanceada: “el lunes empiezo” o peor aún, “no tengo tiempo”, “tengo mucho trabajo” o “termino muy cansado/a”....son muchas las  frases que pueden venir luego de preguntar ¿haces ejercicios?   En contraste con esta respuesta, veo con alegría como cada vez hay más gente consciente de la importancia de mover el cuerpo y no lo sé porque lo dicen sino porque lo hacen.  Cada día encontramos más personas de todas las edades caminando, corriendo, haciendo gimnasia al aire libre, en los gimnasios, en sus casas, etc.  En Santiago, tenemos lugares que se llenan temprano en la mañana o  al caer la tarde como la PUCMM,  el parque de Los Jardines,  el parque de E. León Jiménez,  la antigua  pista de aterrizaje del Aeropuerto del Cibao, el área monumental, etc.  Hay caras que se  hacen familiares con la constancia y la disciplina y otras nuevas que se van integrando.

Se ha escrito mucho acerca de los ejercicios físicos y de su importancia, sobre calistenia, sobre deportes y todas las prácticas corporales que ayudan a mantener el cuerpo y la mente jóvenes y flexibles.  Pienso que nunca es demasiado sobretodo por tratarse de un elemento  vital, especialmente en estos tiempos de una vida tan sedentaria, de mucho estrés y de las sobredemandas y abusos que le hacemos a nuestro cuerpo.

Cuando nos movemos o ejercitamos poco, los músculos se debilitan y se vuelven ineficaces.  En la espalda, por ejemplo, originan muchos de los dolores que se padecen con frecuencia, nos agotamos fácilmente, no rendimos igual, nos enfermamos más, tendemos a ganar más peso, la circulación se empobrece, entre otras consecuencias cuya lista sería interminable.

Es importante señalar, antes de continuar que debemos considerar el ejercicio como un hecho separado del trabajo y de los movimientos que hagamos en él. 

La actividad física es de gran importancia para el mantenimiento  del corazón, de todo el sistema circulatorio y por tanto de todo el cuerpo. La eficacia y capacidad de nuestros pulmones y del corazón mejora notablemente con un programa regular, disminuyendo la incidencia de efermedades degenerativas de estos órganos.  Al ejercitarnos se abre la vieja circulación y se crea una nueva “colateral”, a través de la generación de nuevos capilares para proporcionar mayor circulación a áreas restringidas. 

Por otro lado, el ejercicio nos hace sudar y eliminar algunas toxinas a través de la piel; también ayuda a limpiarnos por la estimulación que produce a los órganos internos y los intestinos. Nos alivia el cansancio y la falta de energía, además de ayudarnos a reducir el exceso de peso.  Adicionalmente, incrementa la fuerza, la resistencia y la coordinación.  Nos reduce  tensión, nos provee de una sensación de bienestar, mejora la flexibilidad,  reduce la rigidez en los músculos y  articulaciones.

 Si todas estas ventajas todavía no son suficientes para motivarnos, también podemos agregar que el ejercicio físico regular reduce el proceso de envejecimiento, promueve la longevidad y la calidad de vida con el paso inevitable de los años. Juega un papel importante en la prevención y reinversión de  enfermedades degenerativas.  Nos ayuda a sentirnos más jóvenes, con mayor energía y vitalidad.

En definitiva, una persona en buena forma física tiene menor tendencia a los males comunes y cuando los contrae, se recupera con mayor rapidez.

Existen diferentes programas de ejercicios según nuestra finalidad, según nuestras posibilidades físicas y nivel de entrenamiento. Tenemos desde las caminatas, las carreras, la natación, la bicicleta que fortalecen  y mejoran la resistencia y la capacidad cardio pulmonar; el levantamiento de pesas, la isometría (trabajar los grupos de músculos) y la calistenia que ayudan a aumentar el tamaño, tono y fuerza muscular;  las disciplinas basadas en  estiramientos como el yoga, aikido, kung-fu,  tai-chi que proporcionan flexibilidad, coordinación y promueven la fuerza y la relajación física y mental, constituyéndose en buenos equilibradores en medio de otros deportes más activos.  Además el resto de los deportes que conocemos, como beisbol, baloncesto, fútbol, tenis, patinaje, golf, etc.

Es importante que cada quien elija el estilo, el ritmo, la intensidad, de acuerdo a la preferencia, de acuerdo a la condición física, a las posibilidades y a las recomendaciones médicas sobretodo si hay alguna condición o advertencia  especial.

Si piensas que estás demasiado ocupado/a  o tienes otras excusas, necesitas evualuar las prioridades en tu vida. Cuando te tomes el tiempo y el espacio necesario  para una actividad deportiva específica que te lleve al límite físico y aún algo más allá, te estarás haciendo el mayor bien.

 Si piensas que eres demasiado viejo/a, que estás muy cansado/a o enfermo/a, sólo tienes que empezar de acuerdo a tu propia capacidad.  No se trata de competir, no se trata de pasar los límites de otro u otra, sino los propios, incorporando el ejercicio a tus hábitos saludables cotidianos y disfrutarlo.  No pospongas más tu bienestar!

….porque es Vital cuidar de ti!

A Desintoxicarnos

Por: Raquelina Luna Calvo

Para una vida más saludable, para optimizar nuestras funciones orgánicas, tener más energía disponible, rejuvenecer y disfrutar con mayor impulso nuestra vida recomendamos trabajar con las toxinas de nuestro cuerpo, de nuestra mente y  emociones. Y empecemos por la primera parte.

Estamos expuestos a una serie de tóxicos, algunos de los cuales podemos controlar y otros que no.  La mayoría no supervisa  lo que come, los líquidos que ingiere, los productos que usa en el cuerpo y en el entorno. Por otro lado, aún para aquella minoría que se preocupa por una alimentación sana, orgánica, por usar los menos contaminates posibles, está expuesta a muchas otras variables que son imposibles de evitar, como los que se toman a través del aire (que dicho sea de paso es grave en nuestra ciudad de Santiago) el humo de los carros sin filtros que circulan sin control, las irradiaciones electromágnéticas de los equipos que usamos, etc.

Podemos dar más ejemplos de elementos tóxicos a los que nos exponemos diariamente: colorantes, conservadores, pesticidas, yerbicidas y aromatizadores que utiliza la industria alimentaria;  substancias gaseosas  por inhalación que se comportan como tóxicos, tales como derivados de la actividad industrial o hidrocarburos producto de la combustión de los motores de nuestros vehículos o maquinarias.

Como consecuencia, al respirar, al comer, al estar en contacto con contaminantes ambientales, alimentarnos, tenemos  substancias orgánicas o inorgánicas circulando por el organismo y luego depositadas en la intimidad de los tejidos, lo cual dificulta o neutraliza el funcionamiento normal de los órganos. 

Se ha llegado a entender el daño causado por los radicales libres, sustancias tóxicas de desecho metabólico que dañan al organismo (basura metabólica) estas no son desechadas directamente debido a que se encuentran combinadas con oxígeno, elemento indispensable para nuestro cuerpo.  La producción principal de radicales libres es estimulada por el estrés, la contaminación del medio ambiente, el alcohol, cigarros, alimentos procesados, fármacos y el listado de productos que mencionamos anteriormente.

Estos se constituyen en  los principales causantes de muchas enfermedades como artritis, cáncer, problemas cardiacos y envejecimiento prematuro. Aunque el organismo tiene un sistema de defensa, mecanismos naturales  de neutralización y de reciclaje de los desechos, esto se da  hasta cierto punto.   Con la modernidad y la falta de controles de los agentes contaminantes, el nivel de sobrecarga es muy elevado y se hace cada vez más difícil que el organismo pueda lidiar por sí solo con esto y mantenernos en balance.  Los encargados por excelencia de hacer este trabajo son el  sistema linfático, respiratorio, digestivo, renal y epidérmico (piel).

En vista de la gran cantidad de contaminación general, el estrés, el sedentarismo y los estilos de vida, se hace prioritario ayudar nuestro organismo ya que estos radicales libres se relacionan estrechamente con enfermedades degenerativas como el cáncer, la artritis, diabetes, osteoporosis, enfermedad inflamatoria del colon, Alzheimer, glaucoma, etc.

Para lograr y mantener un buen estado de salud es muy positivo hacer un régimen depurativo y desintoxicante periódicamente.  Seguirlo ayuda a prevenir enfermedades, estimular el organismo y sus funciones vitales, descansar mejor, limpiar la piel, retardar el envejecimiento, etc.  Además favorece la creatividad, la motivación, la  productividad, aumenta la energía vital  y la relajación.

Es útil además en el alivio de la artritis, diabetes, problemas circulatorios, colitis, gastritis, fibromialgia, infertilidad, problemas del hígado, alteraciones hormonales, psoriasis, prostatitis, neuritis, dolores musculares, sinusitis, obesidad, acné, quemaduras, celulitis, etc. En general ayuda en todos los procesos crónicos o de larga duración, pues un buen programa desintoxicante tiene efectos anti-inflamatorios, limpiadores, estabilizantes del sistema hormonal, inmunológico  y circulatorio.

Existen muchas formas de ayudar la desintoxicación y se puede encontrar mucha información disponible en los diferentes medios informativos y educativos que pueden adaptarse a las diferentes situaciones individuales. Le recomendamos elegir un sistema fácil y sencillo  al inicio sobretodo si no tiene supervisión médica durante el proceso,  fije una fecha y prepárese mentalmente para ello.

Una forma simple es eliminar de la dieta algunos alimentos  con colorantes, grasas inadecuadas, frituras, aceites reusados, azúcar blanca, gaseosas, enlatados, alimentos fermentados, leche o sus derivados, alimentos de origen animal y carbohidratos refinados. Consuma durante 5 días vegetales al vapor (preferiblemente orgánicos), cereales integrales, jugos de frutas. de verduras y  una sopa depurativa* . Consuma abundante te de jenjibre sin azúcar o con un poco de miel y consuma un mínimo de 2 litros de agua diariamente.

Durante este tiempo, se recomienda hacer caminatas al aire libre, tomar baños de vapor, hacer ejercicios respiratorios y de relajación, recibir masajes relajantes y de drenaje linfático,  tomar tiempo de descanso e ir temprano a dormir.

Una dieta depurativa puede marcar el inicio de una rutina diaria de salud como estilo de vida, que incluya ejercicio físico, cuidado corporal, descanso, manejo del estrés, contacto con la naturaleza y sobretodo de tomar conciencia de como podemos ayudar a prevenir enfermarnos y disfrutar de una vida con mayor calidad.

Lunavital

Calle 13 #14, Los Jardínes Metropolitanos. Santiago,
República Dominicana.
Tel.: 809-583-5667
Tel.: 809-724-0615
lunavital.info@gmail.com
info@lunavital.com
http://lunavital.com