Empezando un nuevo ciclo en Primavera

Por: Raquelina Luna

1er Tip: - Limpia tus espacios, elimina lo que no te sirva o no necesites. Ve por la vida más ligero/a de equipaje y deja lugar para que llegue algo diferente. 

2do Tip: - Mantén más contacto con la naturaleza, ve al mar, ve al campo, mira el cielo, camina descalzo/a, respira y vibra diferente.

 

La Naturaleza Sana

Algo innato, que todas las personas tenemos en diferentes niveles es la conexión con lo natural, con lo vivo. Definitivamente que el contacto con la naturaleza refuerza la vitalidad, hace que las personas nos sintamos más vivas. "La naturaleza es combustible para el alma", dice Richard Ryan, profesor de psicología en la Universidad de Rochester. "A menudo, cuando nos sentimos agotados recurrimos a una taza de café, pero la investigación sugiere que una forma mejor de obtener energía es el contacto con la naturaleza".

Las personas con una mayor carga anímica de vitalidad no sólo tienen más energía para las cosas que quieren hacer, sino que también son más resistentes a las enfermedades físicas. 
Numerosos estudios han correlacionado la exposición a la naturaleza con el incremento de la vitalidad y una mayor sensación de bienestar. Por ejemplo, se ha constatado que las personas que participan en excursiones a entornos naturales declaran sentirse más vivas, y que el mero recuerdo de sus experiencias al aire libre en tales lugares las hace sentirse más felices y vivificadas. Los entornos naturales favorecen la atención, reducen la agresividad y, entre otras muchas cosas favorecen la recuperación tanto física como mental, además, tienen un efecto restaurador en la capacidad del cerebro de concentrarse y favorecer la atención.

Todos estos estudios son excelentes, sin embargo la armonía de la naturaleza en nuestra calidad de vida es una evidencia que podemos constatar personalmente, sentirlo de inmediato solo dando un simple paseo por el campo, la playa, caminado en un parque, caminando descalzo/a por la grama, que se incrementa si lo hacemos con consciencia.

Déjate inundar por el canto del pájaro, el sonido del viento o de las olas, los aromas del campo o del salitre del mar, las mezclas de verdes en un trillo por la montaña, la frescura del agua de un río en tus pies… ábrete, respíralo con tus pulmones y con tu alma. La naturaleza es vida, la madre tierra sana. 

3er Tip: Canta, usa tu voz, expresa lo que sientes, saca tu sonido interior.

El sonido del universo

Muchos de los recuerdos más lindos de mi infancia están vinculados con el canto y con mi voz. Solo de remontarme a esos momentos mi respiración cambia y mi pecho se ensancha. Se dice que canto mueve el mundo, armoniza las emociones, transmuta la tristeza, nos devuelve instantáneamente la alegría y claro, entiendo por qué a los niños les encanta cantar. Entiendo por qué me encantaba y me sigue encantando cantar, aunque lo hago para mi. Cuando canto me conecto con el gozo de mi misma, con la magia de la vida, sin más.

La voz es nuestro vehículo de expresión y vía de comunicación de lo que somos, sentimos, deseamos. A través de ella transmitimos nuestras creencias, ideas, necesidades, gustos. Damos forma y coherencia a nuestro profundo sentir, a nuestras emociones más hondas y a través de ella podemos dejar salir nuestros secretos o pensamientos más íntimos, ya sea a través de la palabra o a través de sonidos. La voz es el primero y el más natural de los instrumentos, además, expresa la originalidad de cada ser, igual que las huellas digitales. En realidad no hay una voz igual a otra.

Mientras nos hacemos mayores, muchas veces la voz se va quedando ahogada, reprimimos lo que sentimos, bien sea por vergüenza, por timidez, por miedo o por represión y muchas veces esos sonidos que no salen, nos enferman. Hoy en día se han descrito algunas enfermedades directamente relacionas con la incapacidad de expresar emociones y sentimientos.

A medida que la conciencia humana se expande y evoluciona sentimos la necesidad de una comunicación más clara. Sacar lo que está dentro a través de la voz es muchas veces un reclamo urgente de nuestro ser interno, de nuestra alma.

Y es que en esa misma voz callada, cuando la empezamos a soltar, está el remedio. La cantautora Michele Averard nos dice que “la voz con intención es el vehículo más poderoso para transmitir vibraciones curativas capaces de efectuar cambios en nuestros cuerpos físicos y sutiles”.

De acuerdo con Tamara Chubarovsky, algunos sonidos masajean el cuerpo ayudándolo a relajarse o hasta a mejorar cuando existe una patología o enfermedad. Las vibraciones que se generan al emitir un sonido ayudan a nuestro cuerpo a sentirse mejor emocional y físicamente por lo que usándolas sistemáticamente, con consciencia e intención, se convierten en una gran herramienta terapéutica. De hecho muchos rituales de curación chamánicos se hacían y se hacen a través del canto.

En otras tradiciones antiguas también se usaba la mantralización. Los mantras son palabras o frases que se recitan en voz alta o bien de manera interna, de forma rítmica y repetitiva. Con este sonido, que invita a la interiorización, se ejerce el poder detrás de las palabras y el efecto va a todo el ser y su entorno.

Definitivamente, la voz, nos conecta con el sonido del universo. Cuando cultivamos nuestro ser esencial entramos en contacto con lo sagrado que se puede manifestar a través del canal de nuestra voz. Quitando un poco nuestras corazas podemos fluir, dejar salir el sonido e incluso el canto libremente.

Todo esto para decirte que el sonido de tu voz tiene un poder curativo, te puede ayudar a sacar las heridas acumuladas, te ayuda a expresar tus sentimientos genuinos, te permite pedir y expresar tus necesidades, etc. En el plano terapéutico, cuando le confieres una intencionalidad, tiene la posibilidad de sanarte. En un plano más trascendente te conecta con tu propia vibración, con la del universo y te sintoniza con lo más sagrado de ti.

Me atrevo a decir que de alguna forma todos hemos experimentado en parte el poder transformador de la voz y del canto. Por eso te invito a redescubrirlo, a sacar tu voz, a entrar al estado de conciencia expandido, elevado y profundo, fuente ilimitada de amor infinito. Tu sonido es vibración, todo el universo vibra, tu vibras. Usa esa llave de milagros, tu propia voz , descubre propio tu sonido, el sonido del universo y sana!

4to Tip: Cuida lo que hables especialmente estos 12 días. Habla temas positivos, agradece a quien ha hecho cosas por ti, evita criticar.

El verbo se hace carne.

Cuando mi mamá me decía, “cuenta hasta diez antes de decir algo de lo que te puedas arrepentir” tenía mucha razón. La verdad es que si pensáramos antes de emitir muchas de nuestras expresiones impulsivas, en algunos aspectos de nuestra vida, otra cosa sería. Nuestra vida toma la acción que tienen las palabras que decimos, es por eso que el pensar antes de hablar tiene mucho sentido, nos evita muchas “situaciones”.

No recuerdo donde leí algo que se me quedó: “A las palabras No Se Las LLeva el Viento, quedan enganchadas en nuestra mente y corazón”, y estoy convencida que así es, de alguna manera ellas dirigen nuestras vidas y el camino que nombramos. Pensamos, identificamos e intuimos y buscamos racionalmente darle forma a nuestras ideas a través de la palabra. Lo primero que hacemos frente a una realidad que desconocemos es bautizarla, nombrarla para apropiarnos de ella. Cuando comenzamos a aprender, iniciamos por el nombre de las cosas. Lo que ignoramos no lo podemos nombrar.

Hace muchos años leí un libro que seguro conoces, “Los Cuatro Acuerdos” de Miguel Ruiz, me encantó y nunca se me olvida el primer acuerdo: La impecabilidad de la palabra. Te comparto textualmente un trocito de lo que sabiamente dice: “La palabra es un regalo que nos ha sido entregado por Dios. En el principio fue la palabra y la palabra es Dios. Mediante la palabra expresas tu poder creativo. Es gracias a la palabra que se puede manifestar todo. Lo que sueñas, lo que sientes y lo que realmente eres, todo se manifiesta a través de la palabra. La palabra es la herramienta más poderosa que poseemos como seres humanos, es una herramienta mágica. Con ella puedes crear el más bello sueño o puedes destruirlo todo a tu 
alrededor “.

Y en verdad estoy convencida de que así es y también de que cuesta conectar esa impecabilidad en lo cotidiano. Yo lo intento cada día y ahora lo comparto pues así creamos una masa crítica y transformamos la energía en grupo.

Así como la palabra es resultado de la cristalización del pensamiento, la palabra se cristaliza y da como resultado una manifestación. Eso que nos decimos desde el convencimiento se crea, para bien o para mal. Tomado todo esto muy en cuenta, se vuelve imprescindible observar todo lo que decimos y estar en atención, especialmente a eso que nos sale en automático, para nosotros mismos y para los demás.

Existe una capacidad demostrada en la que la palabra puede afectar la programación del ADN. La salud podría conservarse indefinidamente si nos orientamos en pensamientos, sentimientos, emociones y palabras creativas y, por sobre todo, bien intencionadas.

La palabra, junto con el poder de la vibración es capaz de crear, sanar y también destruir. Eso significa, rezar, bendecir, mantralizar, afirmar versus insultar, minimizar, maldecir. Focaliza nuestra mente y su efecto se fortalece con el sentimiento y la emoción. Si todo esto se sostiene, cambia poco a poco nuestros patrones y hasta puede sanar muchas de nuestras dolencias.

¿Qué te parece si empezamos juntos a bendecir más, a hablar más en positivo, a agradecer y por tanto a transformar nuestra realidad? ¿Qué te pareces si esta propuesta la compartes, expandes a los tuyos y empezamos a crear eso que verdaderamente deseamos? ¿Qué te parece si te conectas junto conmigo ejerciendo tu libertad personal y transformas tus palabras poderosas en las generadoras de tu abundancia, de tu gozo y de tu amor? ¡Yo digo Sí!

Lunavital

Calle 13 #14, Los Jardínes Metropolitanos. Santiago,
República Dominicana.
Tel.: 809-583-5667
Tel.: 809-724-0615
lunavital.info@gmail.com
info@lunavital.com
http://lunavital.com