Revisa, celebra, proponte terminando e iniciando un año más

Por Raquelina Luna Calvo

Ciertas fechas del año se constituyen en invitaciones casi obligadas a hacer revisiones. Cerca de nuestro cumpleaños o día del santo, en una fecha que marque nuestra vida de manera importante y en la que celebremos algún aniversario y claro, al finalizar o iniciar un año. Ahora en diciembre, por ejemplo, ante el inminente final del año tiene sentido tomarnos un espacio en medio de las fiestas para autoevaluarnos, sacar balances y sobretodo permitirnos seguir mirando hacia adelante.

La clave es la auto observación, salir del automático en que a veces podemos andar sin darnos cuenta de qué pasa dentro, sin detenernos a sentir o a evaluar lo que pensamos o sentimos porque la prisa es muy grande y el exterior nos engancha. Muchas veces no podemos ver lo que pasa, ni siquiera nos damos cuenta que lo estamos creando con nuestra conducta, nuestra actitud y hábitos. Para salir del automático hay que detenerse, “parar la máquina” que nos atrapa en el “deber” y darnos la oportunidad de “ser” un poco, entrar en silencio de afuera y dedicar tiempo a escucharnos.

Estoy de acuerdo en que a veces esa escucha no es tan fácil, que tenemos que adiestrarnos poco a poco y que de repente podríamos volver a engancharnos en otros pensamientos y actividades.
Para iniciar, quiero compartirte una forma que me ha dado resultados y que de repente podría ayudar a conectarnos al menos con otra mirada. Consiste en cuestionarte. Te voy a listar una serie de preguntas que han sido clave y fundamentales en mis propuestas de cambio y a las que puedes añadir las tuyas. Te sugiero que las escribas también, el efecto es diferente:
¿Quién soy yo realmente, más allá de lo que me pasa?
¿Cuáles son las cosas que me hacen sentir más vivo/a?
¿Sé cual es mi misión de vida?
¿Qué es lo que despierta en mi verdadera pasión y pone a funcionar mi motorcito?
¿Estoy realmente comprometido/a con mi objetivo y mi misión ?
¿Qué conductas o hábitos me separan de mi objetivo?
¿Qué conductas o hábitos me acercan?
¿Qué me gustaría cambiar ? ¿Qué me gustaría mantener y estimular ?
En caso de que esto lo tengas identificado desde antes, una buena pregunta podría ser :
¿Qué me ha impedido ese cambio? , ¿miedo?, ¿inseguridad?
Otras podrían ser:
¿Cuál es el proyecto al que no le estoy dando suficiente tiempo?
¿Con qué recursos internos o externos no estoy conectado/a?
¿A quién le podría pedir ayuda?
¿De qué soy capaz cuando la vida me desafía?

Te advierto que lo más importante es el cambio de mirada. No te engañes y trata de ver más allá. Incluso puedes pedirle a alguien cercano en quien confíes que te ayude en alguna retroalimentación. De ser necesario, busca ayuda cuando encuentres algún tema repetitivo y que no logras ver claramente, hay profesionales excelentes y válidos que pueden acompañarte en tus propuestas y necesidades de cambio de acuerdo al área de que se trate. Recuerda que a veces tenemos puntos ciegos porque estamos envueltos en la situación y desde fuera otro puede ver lo que nosotros no podemos. Claro, en este caso hay que estar abiertos a que nos digan cosas que a veces no nos gustan o nos hieren el amor propio. Cuando esto ocurre las posibilidades de cambio se neutralizan o minimizan pues hace falta abrirnos a otras perspectivas y reconocer para cambiar.

A donde quiero llevarte es a que no se valen las excusas ni las justificaciones, llega un momento en que es bueno decirnos “Ya basta”!

Muchas veces estas evaluaciones nos hacen terminar con el ánimo bajo. Cuando esto ocurre es porque generalmente nos enfocamos en todo lo que nos falta por hacer y en las propuestas inconclusas de nuestra vida. Por mucho que nos falte, algo hemos logrado y hecho, asií que te propongo que empieces por mirar todo lo logrado, todo lo que has hecho bien y teniendo el resultado que sea, estás consciente de que has puesto lo mejor de ti, has hecho cambios, en definitiva te has esforzado. Así tomas en cuenta ambas polaridades, las dos son válidas y necesarias.

Te invito entonces a que inicies celebrando cada uno de los logros del año, lo que has podido concluir y lo que tienes en proceso, felicítate a ti mismo/a por cada pequeño o gran logro. Luego, formula tus propuestas para hacer en el año próximo, qué quieres incorporar a tu vida, cómo vas a hacerlo diferente. Abre tu corazón, tus brazos y mira la vida de frente.

¡Feliz final e inicio de año, todo lo mejor!

Lunavital

Calle 13 #14, Los Jardínes Metropolitanos. Santiago,
República Dominicana.
Tel.: 809-583-5667
Tel.: 809-724-0615
lunavital.info@gmail.com
info@lunavital.com
http://lunavital.com