A Ejercitarnos!

                                                A EJERCITARNOS!

 Por:  Raquelina Luna

Aprovechando la energía veraniega, vamos a iniciar una serie de temas en torno esta actividad tan importante que nos sugiere la estación del movimiento y dedicaremos unos cuantos artículos a hablar sobre el ejercicio físico desde diferentes puntos de vista.

Igual que con la dieta balanceada: “el lunes empiezo” o peor aún, “no tengo tiempo”, “tengo mucho trabajo” o “termino muy cansado/a”....son muchas las  frases que pueden venir luego de preguntar ¿haces ejercicios?   En contraste con esta respuesta, veo con alegría como cada vez hay más gente consciente de la importancia de mover el cuerpo y no lo sé porque lo dicen sino porque lo hacen.  Cada día encontramos más personas de todas las edades caminando, corriendo, haciendo gimnasia al aire libre, en los gimnasios, en sus casas, etc.  En Santiago, tenemos lugares que se llenan temprano en la mañana o  al caer la tarde como la PUCMM,  el parque de Los Jardines,  el parque de E. León Jiménez,  la antigua  pista de aterrizaje del Aeropuerto del Cibao, el área monumental, etc.  Hay caras que se  hacen familiares con la constancia y la disciplina y otras nuevas que se van integrando.

Se ha escrito mucho acerca de los ejercicios físicos y de su importancia, sobre calistenia, sobre deportes y todas las prácticas corporales que ayudan a mantener el cuerpo y la mente jóvenes y flexibles.  Pienso que nunca es demasiado sobretodo por tratarse de un elemento  vital, especialmente en estos tiempos de una vida tan sedentaria, de mucho estrés y de las sobredemandas y abusos que le hacemos a nuestro cuerpo.

Cuando nos movemos o ejercitamos poco, los músculos se debilitan y se vuelven ineficaces.  En la espalda, por ejemplo, originan muchos de los dolores que se padecen con frecuencia, nos agotamos fácilmente, no rendimos igual, nos enfermamos más, tendemos a ganar más peso, la circulación se empobrece, entre otras consecuencias cuya lista sería interminable.

Es importante señalar, antes de continuar que debemos considerar el ejercicio como un hecho separado del trabajo y de los movimientos que hagamos en él. 

La actividad física es de gran importancia para el mantenimiento  del corazón, de todo el sistema circulatorio y por tanto de todo el cuerpo. La eficacia y capacidad de nuestros pulmones y del corazón mejora notablemente con un programa regular, disminuyendo la incidencia de efermedades degenerativas de estos órganos.  Al ejercitarnos se abre la vieja circulación y se crea una nueva “colateral”, a través de la generación de nuevos capilares para proporcionar mayor circulación a áreas restringidas. 

Por otro lado, el ejercicio nos hace sudar y eliminar algunas toxinas a través de la piel; también ayuda a limpiarnos por la estimulación que produce a los órganos internos y los intestinos. Nos alivia el cansancio y la falta de energía, además de ayudarnos a reducir el exceso de peso.  Adicionalmente, incrementa la fuerza, la resistencia y la coordinación.  Nos reduce  tensión, nos provee de una sensación de bienestar, mejora la flexibilidad,  reduce la rigidez en los músculos y  articulaciones.

 Si todas estas ventajas todavía no son suficientes para motivarnos, también podemos agregar que el ejercicio físico regular reduce el proceso de envejecimiento, promueve la longevidad y la calidad de vida con el paso inevitable de los años. Juega un papel importante en la prevención y reinversión de  enfermedades degenerativas.  Nos ayuda a sentirnos más jóvenes, con mayor energía y vitalidad.

En definitiva, una persona en buena forma física tiene menor tendencia a los males comunes y cuando los contrae, se recupera con mayor rapidez.

Existen diferentes programas de ejercicios según nuestra finalidad, según nuestras posibilidades físicas y nivel de entrenamiento. Tenemos desde las caminatas, las carreras, la natación, la bicicleta que fortalecen  y mejoran la resistencia y la capacidad cardio pulmonar; el levantamiento de pesas, la isometría (trabajar los grupos de músculos) y la calistenia que ayudan a aumentar el tamaño, tono y fuerza muscular;  las disciplinas basadas en  estiramientos como el yoga, aikido, kung-fu,  tai-chi que proporcionan flexibilidad, coordinación y promueven la fuerza y la relajación física y mental, constituyéndose en buenos equilibradores en medio de otros deportes más activos.  Además el resto de los deportes que conocemos, como beisbol, baloncesto, fútbol, tenis, patinaje, golf, etc.

Es importante que cada quien elija el estilo, el ritmo, la intensidad, de acuerdo a la preferencia, de acuerdo a la condición física, a las posibilidades y a las recomendaciones médicas sobretodo si hay alguna condición o advertencia  especial.

Si piensas que estás demasiado ocupado/a  o tienes otras excusas, necesitas evualuar las prioridades en tu vida. Cuando te tomes el tiempo y el espacio necesario  para una actividad deportiva específica que te lleve al límite físico y aún algo más allá, te estarás haciendo el mayor bien.

 Si piensas que eres demasiado viejo/a, que estás muy cansado/a o enfermo/a, sólo tienes que empezar de acuerdo a tu propia capacidad.  No se trata de competir, no se trata de pasar los límites de otro u otra, sino los propios, incorporando el ejercicio a tus hábitos saludables cotidianos y disfrutarlo.  No pospongas más tu bienestar!

….porque es Vital cuidar de ti!

Lunavital

Calle 13 #14, Los Jardínes Metropolitanos. Santiago,
República Dominicana.
Tel.: 809-583-5667
Tel.: 809-724-0615
lunavital.info@gmail.com
info@lunavital.com
http://lunavital.com