Decisión de Sanar

Por:    Raquelina Luna

La idea general, propuesta por la mayoría de las terapias complementarias y la visión holística del ser humano promueven el llevar un estilo de vida sano para corregir los desequilibrios antes de que los problemas sean graves e incluso para vivir con mayor bienestar y plenitud.  En otras palabras, se trata de crear una cultura de salud.

Al hablar de salud, se hace necesario mencionar la palabra Sanación que desde el punto de vista energético, es diferente a curación ya que implica que el ser humano esté en armonía en sus aspectos físicos, emocionales, mentales y espirituales.

Desde ese punto de vista, cada uno de nosotros  es responsable de su salud,  de lograrla y mantenerla  convenciéndonos previamente de nuestras capacidades internas y motivándonos a través de una actitud proactiva.  Estar sanos/as va más allá de la actitud reactiva de buscar curarnos luego de tener una dolencia y más allá de el no tener síntomas de enfermedad.

 La salud será,  por tanto,  el resultado de los esfuerzos y la constancia  para conservar  el equilibrio, para mantenernos en armonía  a través de las prácticas incorporadas a nuestra vida cotidiana que nos previenen de enfermar y que sobretodo promueven que vivamos en bienestar, en conexión con la vida.

Estas prácticas sugeridas van desde la nutrición física, con una alimentación balanceada y nutritiva, el descanso adecuado, ejercitar el cuerpo, darle los líquidos necesarios, respirar adecuadamente, etc.  Siguiendo en ese orden de ideas, mimar el cuerpo con prácticas que promuevan la relajación y el balance muscular, cuidado de la piel, la hidratación, circulación, desintoxicación, oxigenación y la regeneración celular.

 En el aspecto emocional, mantener vínculos afectivos sanos, con la pareja,  familia, los amigos, la sociedad.  Vigilar nuestros pensamientos y mentalizarnos positivamente en cualquier circunstancia. Revisar nuestra misión de vida, si existe coherencia entre lo que pensamos, sentimos y hacemos.  Conectarnos con el entorno, con la naturaleza y sus riquezas de manera plena.   Mantener el contacto con nuestra esencia más pura, nuestra esencia divina a través de la oración, la meditación o cualquier otra práctica espiritual,  que cada uno/a prefiera. Todo esto nos convertirá en seres más vitales, integrados, felices y  por tanto sanos.

La enfermedad no es  consecuencia de un ataque exterior sino de la incapacidad  para adaptarse con éxito a una situación.  Por ejemplo, distintas personas pueden reaccionar de manera diferente ante un contacto de la misma intensidad con una bacteria:  una se mantendrá en balance, otra sufrirá un ligero trastorno y otra enfermará gravemente. Igualmente se pueden dar respuestas emocionales variadas ante una pérdida, una situación estresante, conflictiva  o  dolorosa.  En algunos, sentir las emociones normales para el caso e irlas superando de manera fluida, buscar soluciones viables o en cambio, estancarse en ellas y generar un estado emoncional enfermo.

Muchas veces no podemos evitar las situaciones a las que nos vemos enfrentados/as y  ellas se convierten en verdaderas amenazas, sin embargo la actitud preventiva, de fortalecimiento y de trabajar previamente sobre nosotros/as mismos/as con la conciencia de generar bienestar ( “bien- estar”) aumenta los mecanismos defensivos,  la resistencia física y emocional y por tanto o evita que enfermemos o nos ayuda a una recuperación más satisfactoria en los casos en que sea inevitable la enfermedad o desequilibrio.

Tomando en cuenta todo lo anterior, nos despedimos con la sugerencia de hacer una revisión de nuestro balance general y de las áreas que debemos fortalecer.  Dejar atrás la visión limitante de buscar ayuda o hacer algo sólo cuando estamos enfermos/as ,  para entrar en la visión de que  podemos optar por una mayor calidad de vida,   por una condición más sana y gratificante.  Está en nuestras manos!

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

...porque es Vital cuidar de ti!

 

Lunavital

Calle 13 #14, Los Jardínes Metropolitanos. Santiago,
República Dominicana.
Tel.: 809-583-5667
Tel.: 809-724-0615
lunavital.info@gmail.com
info@lunavital.com
http://lunavital.com