Ejercicios Aeróbicos

Por: Raquelina Luna

Se llama aeróbico al ejercicio que consume una cantidad apreciable y continua de oxígeno para que grandes masas musculares puedan utilizar las grasas como combustible o fuente principal de energía. Esta variedad de ejercicios estimula la actividad del corazón, los pulmones y el sistema circulatorio durante un período de tiempo lo bastante largo para producir cambios benéficos en el cuerpo. Los aróbicos típicos son correr, nadar, montar bicicleta, pedalear, tenis, trotar, bailar, caminar....

Si bien los ejercicios aeróbicos aparecen como una excelente alternativa para bajar de peso y mantenerse en forma, entre sus beneficios mayores  se incluye la mejoría de la actividad cardiovascular, de la circulación coronaria favoreciendo la distribución de los capilares en el músculo cardiaco y la habilidad del corazón para desarrollar nuevos ramales de arterias sanas, que permitan llevar la sangre a lugares donde antes llegaba en forma deficiente. De esta forma, son de gran ayuda para controlar la presión arterial y darle fuerza al corazón,  por lo tanto para prevenir problemas cardíacos.

De igual forma, numerosos estudios demuestran que la actividad aeróbica produce una reducción de los niveles de grasas en la sangre  y un descenso del colesterol y los triglicéridos que se depositan en las paredes de las arterias.

 Se puede crear un programa diario, semanal o quincenal que proporcione regularidad y variedad según sus deseos y necesidades. A algunas personas les gusta realizar un solo tipo de actividad mientras que otras necesitan diversidad, cambios.

Hacer una tanda de ejercicios matutinos, nos prepara para pasar el resto del día con mayora estímulo, vigor y ánimo. También nos produce relajación luego de un día de trabajo duro en la oficina o nuestro lugar de labores.  En definitiva, ya sea antes o después  de trabajar, reduce, alivia el estrés produciendo sensación de bienestar.

Existen muchos programas posibles, sin embargo se recomienda en general dedicar al menos una hora diaria a la propia forma física, al menos 30 minutos de ejercicios vigorosos que promuevan la sudoración, 15 minutos a ejercicios suaves y 15 minutos de estiramientos. Es sumamente importante estirarse bien para soltar los músculos y preparar las articulaciones  antes de iniciar los ejercicios y de esta manera evitar una lesión, también se recomienda el estiramiento al terminar la rutina (ver el artículo anterior).

Esta propuesta es para una persona saludable y activa.  Si hay exceso de peso, tiene alguna enfermedad o simplemente está empezando a hacer ejercicios, debe hacerse más lentamente e irse incrementando poco a poco según la tolerancia y el aumento de la resistencia física, aunque una hora diaria es una buena meta, persistiendo en el programa como parte de  un plan de vida saludable.

Por otro lado el ejercicio es para pasarla bien, para disfrutarlo y debe resultar divertido. Como todo en la vida, los beneficios se dan gracias a la persistencia, constancia y disciplina y la motivación es fundamental para perseverar. Estos beneficios son  más evidentes y contundentes cuando el ejercicio aeróbico se acompaña de una alimentación balanceada y un estilo de vida sano.

Es recomendable someterse a un chequeo médico antes de comenzar un programa de ejercicios fatigosos, sobretodo si se tiene alguna enfermedad o se sobrepasa de los 35 años.

Finalmente, hacer ejercicios es  una oportunidad para estar consigo mismo/a, su cuerpo, sus sentimientos, su mente, respiración y el entorno.  Haga un trato personal  y comience un programa: ¡Sólo puede ganar!

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

….porque es Vital cuidar de ti!

 

 

 

 

 

 

Lunavital

Calle 13 #14, Los Jardínes Metropolitanos. Santiago,
República Dominicana.
Tel.: 809-583-5667
Tel.: 809-724-0615
lunavital.info@gmail.com
info@lunavital.com
http://lunavital.com