La Fitoterapia

En casi todas las  familias de nuestro país hay una mamá, una abuela o una tía que inmediatamente decimos que tenemos dolor de estómago o algún otro malestar tienen la solución en su cocina o el patio: una infusión de hierba buena con anís, un emplasto de hojas de árnica o un licuado de berro con cebolla.... El saber popular sobre las propiedades curativas de las plantas forma parte de la herencia cultural de los pueblos y por tanto es muy común en la vida cotidiana.  Este recurso curativo, formalmente  recibe el nombre de Fitoterapia.

Desde la prehistoria, cuando la tierra estaba plagada de plantas, hierbas y flores, nuestros antepasados acudieron a ellas, probablemente tras observar la conduta de los animales y decidir imitarles. Más adelante, pero todavía muy lejano a nuestros tiempos, los remedios naturales  y sobre todo las plantas medicinales, fueron el principal e incluso el único recurso de que disponían los médicos. Esto hizo que se profundizara en el conocimiento de las especies vegetales que poseen propiedades medicinales y se ampliara la experiencia en el empleo de los productos que de ellas se extraen. Aún con el avance de los recursos médicos al día de hoy, el uso de las plantas no ha dejado de tener vigencia.

Muchas de las especies vegetales utilizadas por sus virtudes curativas entre los antiguos egipcios, griegos y romanos pasaron a formar parte de la farmacopea medieval, que más tarde se vio enriquecida por el aporte de los conocimientos del Nuevo Mundo. Muchas de las  plantas medicinales y los remedios que entonces se utilizaban, siguen usándose hoy en día.

A principio de este siglo, el desarrollo de la química y el descubrimiento de complejos procesos de síntesis orgánica llevaron a la puesta en marcha, por parte de la industria farmacéutica, de una nueva producción de medicamentos. Para la fabricación de muchos de ellos utilizaron los principios activos  y en otros casos la planta completa según se fuera investigando en los mecanismos de acción y los niveles de toxicidad, tema en el  que cada día se profundiza más, conociéndose  las áreas terapéuticamente aprovechables de las plantas y su composición química.

En las plantas los principios activos se hallan  biológicamente equilibrados por la presencia de sustancias complementarias, que van a potenciarse entre si, de forma que en general no se acumulan en el organismo y sus efectos indeseables están limitados. Sin embargo, a pesar de que han aumentado las investigaciones y estudios científicos de las plantas medicinales, todavía no se conocen muchos de los pricipios activos a los que estas deben sus extraordinarias cualidades.

La forma de recolección y conservación de las plantas es de vital importancia ya que las células vegetales, desde el mismo momento de la recolección sufren transformaciones biológicas. Una incorrecta recolección y desecación, aumenta la cantidad de productos de degradación, perdiendo la planta parte de su calidad.

La tendencia actual de las industrias es fabricar los fitofármacos que pueden llegar a ser mezclas muy complejas de principios activos de fuentes naturales (plantas) de similar o diferente acción farmacológica, destinados al tratamiento de determinadas patologías.

Actualmente la fitoterapia puede ejercerse  tomando directamente las plantas desde su estado original y preparando los remedios como tisanas, infusiones, decocciones ( está más vinculado al uso popular) o puede ejercerse consumiento productos preparados  en laboratorios y que vienen en diferentes presentaciones  desde tinturas, jarabes, comprimidos, cápsulas e incluso inyectables.

En el caso de los suplementos y productos que podemos encontrar en las tiendas especializadas y en algunas farmacias, no tienen los efectos adversos, las contraindicaciones ni las interacciones de los fármacos de síntesis por lo que su uso es más seguro. Sin embargo,  por el  hecho de que sea “natural” y que por supuesto represente una excelente opción en general, no significa que no tenga otros efectos, tampoco  que sea inofensivo del todo o que puedan mezclarse entre sí o tomarse simultáneamente con otros fármacos químicos.

El mundo de las plantas medicinales y sus usos es muy amplio y rico.  Usar lo que la naturaleza nos ofrece de forma espontánea se constituye en un regalo de la vida para contribuir a nuestros procesos de desbalance.  Contando con tan valioso recurso ,vale la pena profundizar en su conocimiento  para hacer un buen uso de ellas.

Dra. Raquelina Luna Calvo

Julio 2007

Lunavital

Calle 13 #14, Los Jardínes Metropolitanos. Santiago,
República Dominicana.
Tel.: 809-583-5667
Tel.: 809-724-0615
lunavital.info@gmail.com
info@lunavital.com
http://lunavital.com