La Geoterapia

Por Raquelina Luna

Geoterapia es el nombre para el uso de la arcilla, barro o  fango con fines curativos. Esta hermosa práctica, tan antigua como la tierra misma se vale de las  propiedades curativas del barro, de su  poder regenerador, refrescante, desinflamante, descongestionante, purificador, cicatrizante, absorbente y calmante.

Desde los orígenes de la Medicina la arcilla ha sido utilizada como remedio para las más diversas dolencias. Antiguos documentos, algunos milenarios antes de nuestra era, manifiestan que los médicos egipcios de la época ya utilizaban esta tierra medicinal contra las inflamaciones y aplicaban los fangos calientes del Nilo para tratar deformaciones reumáticas. Por muy lejos que nos remontemos en la historia de la humanidad, encontramos pueblos que conocían las grandes propiedades de la arcilla, la tierra o el barro  y la empleaban como remedio  interno y externo.  Cada día hay  más conocimientos de este recurso. La arcilla es el remedio de hoy, de mañana y de todos los tiempos.

En el barro tenemos unidos los dos agentes de la vida orgánica: tierra y agua. La unión de estos dos agentes hace prosperar todo lo que posee germen de vida y destruye y descompone la materia muerta para transformarla en elementos nuevos de vida. La tierra es el misterioso laboratorio de la vida,  está destinada a recibir en su seno cuanto se destruye y muere para transformarlo en nuevos elementos vivos.

Químicamente, la tierra contiene en esencia las principales sales minerales que el hombre necesita: sílice, fosfato, hierro, calcio, magnesio, sodio, potasio, etc. Las arcillas más interesantes, especialmente desde el punto de vista terapéutico, son las más ricas en sílice.

Además de la sílice, elemento principal, y el silicato de alúmina, las buenas arcillas deben contener otros elementos minerales, tales como la cal, magnesio, óxido de hierro, óxidos alcalinos, etc.

Su elevado contenido en sílice la hace excelentes para fortificar todos los tejidos elásticos del organismo, en particular en los casos de sangre viciada,  reumatismos,  arteriosclerosis, artrosis, tuberculosis y para curar rápidamente las fracturas, siendo además la sílice, un verdadero cemento para las células y fortalecedor del pelo quebradizo.   

También contiene óxido de hierro.  El hierro es el componente esencial de la Hemoglobina de la sangre, que hace posible la fijación y liberación del oxígeno de la respiración. De ahí que tenga efectos antianémicos y que favorezca el tránsito intestinal.

El óxido de magnesio  es un tónico general, factor de crecimiento y regenerador celular,  equilibra el sistema nervioso  al mismo tiempo que es un estimulante de la secreción hepática y un antiséptico interno y externo. Posee propiedades curativas sobre las úlceras, da efectividad a la arcilla en la prevención del cáncer y actúa frente a la trombosis y la arteriosclerosis. También actúa regulando el metabolismo del calcio y aumenta la capacidad de defensa Inmunológica del Organismo. 

El calcio es de gran importancia para la constitución y conservación de los huesos, incluidos los dientes y tendones. También  para la transmisión del Impulso Nervioso, la Actividad Celular y el equilibrio sanguíneo.

La arcilla puede emplearse en forma de: emplastos, cataplasmas, vendajes, baños, fricciones, enterramientos, gargarismos, etc.   En cualquiera de estos casos se puede aplicarse fría o caliente, dependiendo de la dolencia que se vaya a tratar. La arcilla contiene una gran cantidad de energía, por lo que su aplicación suele activar de forma inmediata los sistemas de defensa del organismo.

También,  posee un gran potencial de absorción de las impurezas contenidas en los tejidos y que son captadas, neutralizadas o drenadas y de  adsorción mediante el drenaje y eliminación de las impurezas en suspensión en los líquidos orgánicos ( sangre, linfa, bilis).

Podemos encontrar arcilla blanca, roja, gris, verde y amarilla.  Los colores dependen de la procedencia y de los contenidos.  Actualmente sus usos más frecuentes son  en la  desinfección, cicatrización, problemas bucales, como dentrífico, en productos de belleza, para regenerar tejidos, pieles lesionadas, como champú , irritaciones,  como calmante,antiinflamatorio local y como parte de los procesos de desintoxicación.  Es muy útil además, como drenador de tóxicos radiactivos  tomados del ambiente o  por el efecto de la  radioterapia.

Podríamos seguir hablando de las bondades de la arcilla, de lo fácil de su uso y de su aplicación.  Lo que realmente queremos es dejarles el estímulo de seguir investigando y usando esta forma de terapia tan inofensiva y con tantas bondades, regalo de nuestra Gran Madre Tierra.

Lunavital

Calle 13 #14, Los Jardínes Metropolitanos. Santiago,
República Dominicana.
Tel.: 809-583-5667
Tel.: 809-724-0615
lunavital.info@gmail.com
info@lunavital.com
http://lunavital.com