La Terapia de Ozono

2da sem. Oct 2006

Por: Raquelina Luna

Continuando con los artículos acerca de las diferentes opciones terapéuticas con que podemos contar en medicina complementaria y alternativa, hoy traemos el tema de la terapia de Ozono.

Aunque el tratamiento con ozono es poco conocido entre nosotros, es un procedimiento que se emplea desde hace muchos años en Alemania, Austria, Italia y resto de Europa, además de los Estados Unidos y Suramérica, donde  se aplica  el ozono regularmente en clínicas, centros hospitalarios, dispensarios como opción para muchas enfermedades, con excelente respuesta y con con casi absoluta inocuidad cuando está bien indicado y bien administrado.  En manos expertas y prudentes los riesgos son escasos y en general, leves.

El ozono medicinal se incluye en un flujo de oxígeno puro en una concentración muy pequeña . Estas dosis se administran por diferentes vías según la condición a tratar: inyección endovenosa, aplicación tópica, en la vagina, intrarectal, intramuscular, insuflación por los oídos, subcutánea.  También se prepara el aceite de oliva ozonado para aplicación directa en la piel en casos de fístulas, resequedad, dermatitis, infecciones, quemaduras, etc y el agua ozonada para trastornos gástricos, como desinfectante y como oxigenante. Tanto el aceite como el agua  se usan también ingeridos y  como base para preparar otros remedios.

En el uso médico terapéutico las acciones del ozono son bactericida, virucida y fungicida. Además aumenta la capacidad de los glóbulos rojos de transportar oxígeno; transforma las toxinas en dióxido de carbono y agua; depura de metales pesados; estimula los tejidos de granulación (cicatrización); antiinflamación y regeneración de los tejidos. Como consecuencia, entre los efectos generales positivos del ozono tenemos el aumento de la energía física: nivel de energía, fuerza muscular, mayor tolerancia al ejercicio, flexibilidad.  También el aumento de la capacidad intelectual: concentración mental, memoria, mayor vigor sexual y mayor resistencia a las enfermedades comunes.

Entre las condiciones específicas que más comúnmente son tratadas, están:

- Infecciones por bacterias, hongos o virus

- Trastornos circulatorios del cerebro, corazón y  periferia

- Cáncer, enfermedades degenerativas

- Enfermedades del hígado: hepatitis, cirrosis...

- Infecciones a repetición: cistitis, bronquitis, vaginitis (flujo vaginal infeccioso)....

- Inflamaciones crónicas: sinusitis, anexitis, prostatitis, hipertrofia prostática....

- Alergias: rinitis, dermatitis atópica....

- Problemas pulmonares: asma, enfisema, neumonías, bronquitis del fumador....

- Enfermedades reumáticas: poliartritis, artrosis....

- Enfermedades gastrointestinales: gastritis, colitis ulcerosa, estreñimiento, diarrea crónica, fisuras anales....

- Enfermedades de la piel: acné, psoriasis, micosis (hongos)

- Enfermedades neurológicas degerativas del SNC: parkinson, alzeimer, esclerosis Cerebral

- Afecciones de la vista: retinosis pigmentaria, atrofia del nervio óptico, glaucoma, úlceras corneales

- Afecciones oídos: hipoacucia infantil

- Trastornos inmunológicos

Es de alta utilidad en geriatría  y como tratamiento preventivo en general.  En los últimos tiempos también se ha hecho muy popular en estética, como tratamiento de regeneración celular y reductor de la velocidad de envejecimiento.

El ozono es una herramienta terapéutica muy útil, sin embargo, no lo cura todo y si se siguen las instrucciones médicas con un diagnóstico acertado, los riesgos y efectos secundarios son mínimos.  Como cualquier otro agente externo, existe la posibilidad de reacción alérgica, aunque se registran muy pocas. Se contraindica en pacientes hemofílicos, con alergias al ozono, hemorragias recientes, anticoagulados, embarazadas, etc.

El tratamiento debe ser acompañado de una dieta adecuada y de unos hábitos saludables, que incluyen ejercicios físicos, descanso, según cada caso en particular.

Si bien es un procedimiento terapéutico que consigue curaciones donde otras terapias han fallado, el ozono no es un "curalo-todo" , ni una panacea, ni un recurso milagroso.  El ozono no trasforma un octogenario en un adolescente, pero sí en un ser humano activo y afirmativo, en correspondencia con su edad biológica; a una persona deteriorada, en un ser regenerado físicamente gracias a la elevación de sus condiciones de oxigenación corporal y el estímulo positivo que produce en la renovación de las celúlas.

Lunavital

Calle 13 #14, Los Jardínes Metropolitanos. Santiago,
República Dominicana.
Tel.: 809-583-5667
Tel.: 809-724-0615
lunavital.info@gmail.com
info@lunavital.com
http://lunavital.com